lunes, 25 de enero de 2010

En estos días

Todo parece acumularse, el tiempo no puede ser más volátil y el viento parece sólo acordarse de darme malas noticias (recordarme pasadas y advertirme sobre futuras).

Todo ello hace que el presente se convierta en esa masa extraña e incómoda que se escurre de los dedos por no procurar un fin en sí mismo, sino un período de supervivencia desde y hacia.

El caso es que no me motivan muchas de las asignaturas que debo estudiar, pero creo que en este justo instante tampoco lo haría ninguna otra; no me interesa cerrar círculos relacionales pero tampoco hago por descubrir nuevos ámbitos o retomar sonrisas pasadas; no quiero estar ni en uno ni en otro lado, pero estoy y soy, aquí y allá.

Y todo es una amalgama sinsentido vertiginosa impúdica acongojada y aplastante. Y yo estoy en medio.

5 comentarios:

alicia dijo...

se me olvidó comentar acerca de la disonancia de necesidades comunicativas: silencio en diferido, por mi parte o por la vuestra

pues sí pues sí pues sí, comentario pedante a ignorar donde los haya

Julio González dijo...

vamos, que estás bien jodida.

En fin, no se, al menos es sexy. A mí me encantan las mujeres tristes.

"es mejor unos labios tristes... que cien aviones despegando"

alicia dijo...

esta chula la frase, de quién es?

no, si aquí entre que a uno le gusta el veneno y a otro la tristeza estamos servidos de fetiches xD

y más que triste estoy como con el ceño fruncido, mosqueada con todo porque sí y sin ganas de remediarlo, no sé si me explico

El hobbit loco ® dijo...

bienvenida a la época de examenes!
luego habrá cexo, o al menos luego habra cexo tranquilo

Julio González dijo...

bueno, la frase es de una canción. La canción me la reservo, si no te importa, y ya te la diré cuando te note triste y de verdad lo estés, en lugar mosqueada porque si y sin ganas de remediarlo.

Y sí, que sería de nosotros sin nuestros fetichismos. A eso se refería ortega no? Él lo llamaba circunstancias.

Un besico