sábado, 20 de febrero de 2010

All work and no play make Jack a dull boy

Tengo un pequeño problema, acabo de ver El Resplandor (1980, Stanley Kubrick).




Como hecho aislado no tiene gran relevancia -es un thriller bastante adictivo, aunque aconsejaría verlo en versión original, que eso de que el prota tenga la misma voz que Homer Simpson echa un poco pa'trás.

El caso es que la severidad de esta afirmación reside en el contexto particular que me envuelve. Este finde me he quedado sola en Sevilla (sin mis compañeras de piso), a lo que se une un factor climático desafortunado: el viento.

La combinación de éste con vivir en un quinto de ventanas cochambrosas tiene sus consecuencias: unos sibilantes aullidos que, si bien otrora pudieran resultar de los más dóciles, en una conciencia fácilmente perturbable como la mía, representan un estímulo paranoide notable.

No obstante, tengo solución a ese problema. Se trata de unos argentinos simpaticotes que se hacen llamar Les Luthiers. Así que a despejarme voy.

Buenas noches tengan ustedes, ¡lectorísimos!

3 comentarios:

El hobbit loco ® dijo...

jajaja estás cagá perdia
les luthiers son geniales

un besoke

Masles dijo...

Si en algún momento te aburre Johann Sebastian Mastropiero te atiborro a cortos =P

dediego dijo...

No quisiera con Esther seguir viviendo... lo que hizo, ya no puede perdonarse... esa noche, cuando aún se estaba yendo...

Una maravilla.