jueves, 9 de diciembre de 2010

Gris




En la orilla del mar en invierno
el agua en el aire me abraza los huesos


Pero ya no temo
ni al mar,
ni al frío,
ni al viento



1 comentario:

Kisko dijo...

Y todo cambia
cuando es verano
también el mar

la brisa, la brisa en el aire
acaricia tus huesos


:)