jueves, 23 de agosto de 2012

5:19

Cuando se tumbaba desnuda, se descubría a menudo tocándose entre los pechos, el espacio vertical que ocupa el esternón. Como si de un momento a otro pudiera abrir una compuerta, la despensa de su interior, para que un poco de luz le susurrara algo que ansiaba de sí misma -pero que hasta entonces, escondido en sus entrañas, estaba así, oculto.