viernes, 28 de diciembre de 2007

Clerks, Kevin Smith (1994)

Porque en la sociedad nos encontramos con individuos débiles y fuertes y no existe la compasión de parte de los últimos para con los primeros. Si, además, intentas salirte del sistema, te conviertes en lo peor.
Cada oración corresponde a Dante y a Randall, respectivamente. El resto de personajes también son tipos y todo es crítica social.
Y es la polla.

- ¿Cuánto os gastáis? ¿20 o 30 dólares a la semana en tabaco?
- 40
- 53
- ¿53 dólares a la semana en tabaco? ¡Por favor! ¿Le pagaríais a alguien todo ese dinero por mataros? Porque éso es lo que estáis haciendo, pagando por el supuesto privilegio de fumar
- De algo hay que morirse, macho
- ¡Ay! Ésa es la clase de mentalidad que hace que la industria del cáncer prospere. ¡Claro que tenemos que morirnos! ¿Pero hay que pagar por éllo? ¿Hay que poner dinero sobre el mostrador y decir "por favor, señor mercader de la muerte, se lo suplico; véndame algo para que me huela el aliento o me huela la ropa y me fría los pulmones"
*En este momento aparecen Jay y Bob el silencioso fumando en simultaneidad con el diálogo*
- Oiga, espere un momento,...
- Sí, claro, ahora me echará un sermón diciendo que sólo hace su trabajo, ¡que cumple órdenes...! Voy a recordaros que havía un grupo de desalmados que cumplía órdenes,... ¡se llamaban nazis!
*Murmullos y se distingue una voz que dice "Jodidos nazis"*
- ¡Sí! ¡Y estuvieron a punto de hacer desaperecer una nación del planeta igual que están haciendo ahora con el tabaco!
*Jay y Bob, igual que antes. Bueno, Jay haciendo polladas con el humo*
- Creo que debería marcharse *inseguro*
- ¿Quiere que me marche? ¿Por qué? ¿Porque estoy diciendo la verdad? ¿Porque estoy dando a estas buenas personas un buen consejo?
*Murmullos*
- Está alborotando y molestando a la gente
- ¿Que yo molesto? ¡USTED sí que molesta! ¿Sabe? Ahora soy un cliente, he comprado un paquete de Chewlees. Soy un cliente que está manteniendo una conversación con otros clientes.
*Más murmullos a favor del orador*
- Di que sí, tío. ¡Así se habla!
- Sí, claro, ahora tiene miedo, porque sabe lo que representamos. ¡Está oliendo la llegada del cambio!
- ¡Claro que lo huele!
- ¡USTED es el CULPABLE de TODO! ¡Y vamos a cerrar esta tienda para siempre, maldito vendedor de cáncer!
- ¡Vendedor de cáncer! ¡Vendedor de cáncer! *todos los clientes*