sábado, 3 de marzo de 2012

IV

Qué suaves son
los labios del cuervo
Y la lluvia en el rostro

Bienvenido eres, Marzo
Con los brazos abiertos